Shinrin-Yoku: Descubre los baños de bosque… ¡te sentará bien!
16 diciembre, 2018
0

¿No te da la vida….? ¿Te sientes agobiado/a, con poca energía, disperso? Pues nada te sentará mejor que un baño de bosque, o, como lo llaman los japoneses: Shinrin-Yoku.

¿Qué son los baños de bosque? No se trata de una terapia revolucionaria, sino un compendio de hábitos saludables que nos devuelven al bosque como lugar terapéutico, para equilibrar nuestra mente y nuestro cuerpo.

Algunos hablan de los baños de bosque como el  antídoto contra la epidemia del siglo XXI, el estrés. En Japón lo prescriben los médicos para luchar contra el estrés y la ansiedad, causantes de trastornos físicos y mentales que pueden llegar a ser muy graves. Y lo mismo están haciendo algunos médicos en Escocia, Alemania, Francia, Corea….

En España ya no enviamos a los enfermos al campo para que se recuperen en contacto con la naturaleza, como se hacía antiguamente, pero lo cierto es que en nuestro país, según el INE, el 59% del personal laboral sufre estrés y ansiedad, y alrededor del 30% de las bajas laborales se deben a estas dolencias, así que parece urgente que incorporemos un remedio tan sencillo para la salud como volver a la naturaleza.

El Shinrin-Yoku consiste en un paseo meditativo en silencio, de entre 40 minutos (como mínimo) y 4 horas, sumergidos en la atmósfera del bosque. Caminando despacio, disfrutando con los cinco sentidos, sin teléfono ni cámara. Según apuntan los estudios, estos baños de bosque consiguen que nuestra vista mejore, que nuestra frecuencia cardíaca y tensión arterial bajen, que nuestro sistema inmunitario se fortalezca, aumentando el número de células anti cancerígenas NK y nuestra mente se calme.

¿Cuáles son los beneficios de los baños de bosque?

Está científicamente comprobado que los niveles de cortisol (la hormona del estrés) descienden exponencialmente cuando estamos dentro del bosque o en contacto con la naturaleza. Y también que en el bosque inspiramos fitoncidas, aceites naturales que los árboles segregan para protegerse de insectos, bacterias y hongos. Así que su sistema de defensa beneficia al nuestro, tal como sostiene el Dr. Qing Li, inmunólogo, director de la Sociedad Japonesa de Medicina Forestal, en esta entrevista.

Según explica, el primero de una serie de estudios de baños de bosque lo hizo en Iiyama, y observó que “tras 3 días y 2 noches en el bosque, las células NK de los participantes aumentaron un 50%, y su actividad, un 52,6%, junto con el aumento de la presencia de proteínas anticancerígenas”. Estos mismos estudios realizados por el Dr. Qing Li señalan que el efecto, tras pasar 3 días y 2 noches en el bosque, dura hasta 30 días. Si sólo vas a pasar el día, el efecto es de una semana.

Así pues, nada más saludable que reconectar con la naturaleza y con uno mismo. Para eso debemos establecer unas rutinas que nos lleven, al menos una vez por semana, a nuestro hábitat natural.

Cierra los ojos, afina el oído y el olfato, respira… La naturaleza te sienta bien.

 

Río Mijares a su paso por Olba
El río Mijares está a dos minutos de La Casa de Los Moyas… bosques de ribera para desconectar y respirar profundo.